Nace una nueva amenaza para Colombia: la basura electrónica

La basura de hoy poco tiene que ver con la de años anteriores. Ahora la componen la chatarra de aparatos eléctricos o electrónicos en desuso: teléfonos móviles, computadores, electrodomésticos.

Lo que casi nadie sabe es que los residuos de esos aparatos son peligrosos contaminantes: no solamente dañan a los trabajadores que los manipulan sino que contaminan el medio ambiente y suponen un alto riesgo para la salud.

“Hay una crisis real en lo que se refiere a la basura electrónica”, señala Jim Puckett de Basel Action Network, un grupo con sede en Seattle (Washington) que debe su nombre a la Convención de Basilea, un tratado de las Naciones Unidas de 1998 que busca limitar el daño causado por los residuos electrónicos y al que se han suscrito todas las naciones, excepto Estados Unidos, país que, precisamente, desecha cada año 2 millones de toneladas de estos productos, entre ellos 50 millones de computadores y 130 millones de celulares.

Esta basura electrónica la exporta a países del tercer mundo, según advertencia de las agencias ambientales. Si sigue a ese ritmo, en el 2010 descartará 400 millones de aparatos, parte de los cuales podrían contaminar a Colombia, si se les permite su ingreso. Ya la Unión Europea, consciente del peligro, prohibió que los productos electrónicos contengan determinadas toxinas.

¿Cuántos celulares en desuso hay en su casa? ¿Cuántos ordenadores o computadores obsoletos? ¿Cuántos aparatos electrónicos o electrodomésticos que ya no usa?

¡Cuidado! Pueden ser un grave peligro. La esperanza de vida de un teléfono celular alcanza apenas los dos años, momento en que su carcasa, pantalla, cargadores, pilas, manos libres…, se convierten en desechos altamente contaminantes. El cadmio que contiene una sola batería basta para contaminar 600.000 litros de agua. Esa es la basura electrónica de la cual nadie sabe cómo desprenderse.

Lo peor es que casi todo este material está lleno de componentes tóxicos, que pueden producir intoxicaciones y enfermedades como el cáncer.

Miles de toneladas de basura informática parten todos los días de los países desarrollados hacia lugares pobres en China, Pakistán y otros países de Asia y Africa.

Para poner un ejemplo demoledor, en la región China de Guiyu la contaminación del agua es tal, que no es potable en un radio de 30 kilómetros.

Colombia estuvo a punto de abrir la puerta y convertirse en un botadero de basura electrónica, sin que casi nadie se diera cuenta.

El impacto de los desechos de celulares y computadores es tan grave, que los gobiernos ya están pensando en que se prohiba la fabricación de computadores, celulares y electrodomésticos que contengan plomo, mercurio, cromo y otras materias nocivas para la salud.

El ministro del Medio Ambiente, Juan Lozano, comenzó su gestión corrigiendo una resolución de su antecesora, Sandra Suárez, que abría la puerta a la importación de desechos peligrosos. La nueva norma de Lozano cierra totalmente la importación de basura electrónica.

La ex ministra publicó en EL TIEMPO una columna titulada “Tormenta en un vaso de agua”, para referirse al debate que se abrió en el país por su controvertida resolución. Lo que para la ex ministra es un “vaso de agua”, para expertos en el tema es uno de los más graves riesgos para la salud de los colombianos y su resolución habría podido convertir al país en un cementerio de desechos electrónicos que, a la vuelta de unos años, terminaría envenenando el ambiente.

Lozano, con el mejor de los criterios, prácticamente revocó la medida y le echó candado a la importación de ese tipo de productos.

Para reforzar la seguridad nacional sobre esos riesgos, el Ministro anuncia que esta preparando drásticas medidas que mantengan lejos de Colombia toda la basura tecnológica.

¿Cuál es el efecto de la Resolución que usted expidió sobre residuos?

Confirma la voluntad de impedir que Colombia se convierta en un cementerio de desechos y de taponar cualquier inquietud o duda interpretativa que apunte a la permisividad frente al riesgo ambiental. Todos aquellos desechos tóxicos que generan daño al ambiente o a la salud humana, como cáncer, mutaciones, asfixias, no serán admitidos. Mi decisión es categórica: cero tolerancia con desechos tóxicos.

Ministro, ¿cuál es el riesgo de que nos invadan basuras electrónicas?

El mundo está produciendo mucha basura electrónica. Es necesario ejecutar una política ambiental para la gestión de residuos peligrosos.

¿Colombia podría convertirse en un botadero de basura de aparatos electrónicos?

No mientras yo ejerza este cargo, Pero si en el futuro la autoridades llegaren a ser laxas, sí.

¿Tiene usted información, señor Ministro, sobre cuántas toneladas de basura electrónica produce al año Colombia?

No hay un inventario completo. Sabemos que es creciente pues los colombianos cada vez cambian más rápido sus celulares, televisores y equipos de audio. Es urgente levantarlo y referenciarlo geográficamente. Ya dialogué con el Procurador y con él me apoyaré en los personeros, corporaciones autónomas regionales y gremios.

¿Qué se está haciendo en Colombia con los desechos electrónicos?

Hay algunos procesos artesanales de recuperación y reciclaje de circuitos, tarjetas, condensadores, pero eso es muy insuficiente. Con sentido de urgencia, le daré toda la importancia a este tema. Al toro por los cachos, trabajando una estrategia integral en llave con fabricantes, importadores, distribuidores, empresas de aseo, rellenos.

¿El mercurio de los monitores de los televisores de plasma son un riesgo?

Si se vuelven basura y no se tratan bien, sí. En ciertas cantidades el mercurio inhalado puede dañar el sistema nervioso central, los riñones y el hígado.

¿Usted recomendaría la incineración de productos electrónicos en desuso?

A la topa tolondra, es peor. Empezar a hacer hogueras de celulares viejos sería muy grave, se requiere disponer de muy alta tecnología para hacerlo bien.

¿Qué establece la Convención de Basilea sobre la basura electrónica?

Limita el movimiento transfronterizo de todo tipo de desechos peligrosos y aun cuando expresamente no se refiere a la basura electrónica, en relación con ella debemos entender que la convención se debe aplicar, en ese caso con toda rigidez.

Yo sí quiero producir rápidos desarrollos normativos especiales sobre basura electrónica.

¿Cómo hará para prevenir una crisis en Colombia por basura electrónica?

Procediendo con toda firmeza, honestidad, eficiencia y contundencia desde el Ministerio. Haciendo cumplir las leyes y liderando acuerdos ambientales con todos los sectores involucrados. Hay que empezar ya.

¿Tiene usted información en promedio cuantos son los años de vida útil de un televisor o un celular?

Aunque varía según estratos y regiones, lo cierto es que ya no se mide ni en décadas ni en años, sino en meses.

Según GreenPeace, los desechos electrónicos se están convirtiendo en un enorme problema global. ¿Cree que las fábricas de la industria electrónica deben hacerse responsables por el desecho de computadores y teléfonos celulares al final de su vida útil?

Sí, creo que los fabricantes de la industria electrónica tienen grandes responsabilidades y es necesario definir con ellos acciones ecológicamente eficientes.

En los cajones de muchos hogares se acumulan teléfonos móviles, PC, computadores, electrodomésticos, que han sido marginados por nuevas generaciones. ¿Son contaminantes?

La gente cree que no lo son. Si el día de mañana se echan a la basura o se mandan para los botaderos sin ninguna precaución, por supuesto que son contaminantes y dañinos.

¿Ha adelantado algún tipo de contacto con los fabricantes de teléfonos móviles y computadores?

Ya me he puesto en contacto con las empresas más grandes de telefonía móvil y espero trabajar con ellos la semana entrante. Haré lo propio con las industrias de computadores y aparatos electrónicos. No le quepa la menor duda: haré todo lo humana y legalmente posible para enfrentar con éxito la amenaza global de la basura electrónica.

Fuente: www.yamidamat.com.co

Publicado en: Colombia, Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


× ocho = 56