La basura electrónica amenaza su medio ambiente (vanguardia.com)

vanguardia.com, 10 de febrero de 2009
¿Cuántos celulares tiene guardados en su casa? ¿Cuántos aparatos electrónicos o electrodomésticos ya no utiliza? ¿Cuántos computadores obsoletos tiene arrumados en su empresa?
Si respondió de forma afirmativa a algunas de estas preguntas, tenga cuidado, pues estos elementos pueden causar un grave peligro al medio ambiente y su salud. Por citar una ejemplo, una computadora personal contiene en promedio nueve sustancias tóxicas, desde plomo y arsénico hasta cobalto y mercurio.En el caso de los teléfonos celulares, según expertos, su esperanza de vida no supera los tres años, momento en que componentes como la carcasa, la pantalla y los cargadores, entre otros, se convierten en desechos altamente contaminantes.

Para su información El cadmio que contiene una sola batería de celular es suficiente para contaminar 600 mil litros de agua.

Por eso el tema de la basura electrónica, ‘e-basura’  como se le conoce, si bien es responsabilidad de los gobiernos, se convierte en un tema de interés para las comunidades.

La chatarra de aparatos eléctricos o electrónicos son peligrosos contaminantes que dañan a quienes los manipulan, contaminan el medio ambiente y suponen un alto riesgo para la salud.

“Hay una crisis real en lo que se refiere a la basura electrónica”, afirmó Jim Puckett, integrante del grupo estadounidense, Bassil Action Network, que debe su nombre a la Convención de Basilea, un tratado de las Naciones Unidas de 1998 que busca limitar el daño causado por los residuos electrónicos y al que se han suscrito todas las naciones, excepto Estados Unidos, que desecha cada año dos millones de toneladas de estos productos, entre ellos 50 millones de computadores y 130 millones de celulares.

Los expertos afirman que la basura electrónica es el desecho que más aumenta en el mundo desarrollado, debido a la reducción del costo de reemplazar computadores, teléfonos móviles y otros aparatos electrónicos, y a la velocidad con que la tecnología se vuelve obsoleta.

Esto significa que cada vez hay más desechos para eliminar y menos espacio para almacenarlos.

Al respecto, las empresas tecnológicas y los países desarrollados han empezado a ver con preocupación este problema y desde ya desarrollan iniciativas para empezar a frenar este tipo de contaminación.

En el caso de Colombia, el ministro de Ambiente y Vivienda, Juan Lozano Ramírez, y los operadores y fabricantes de móviles y celulares lanzaron a finales de 2007 una campaña de reciclaje de estos equipos en desuso.

“Esta campaña es la primera en América Latina que logra involucrar a todos los operadores de telefonía móvil y celular del país y a casi todos los fabricantes de celulares”, explicó Lozano Ramírez.

El Ministerio de Ambiente, los operadores y fabricantes señalaron que todas las personas que tengan móviles o celulares en desuso, llamen a los puntos de venta y servicio de su operador y éstos se encargarán de reciclarlos.

“La intención de este compromiso es generar consciencia en los consumidores del peligro que acarrea el manejo inadecuado de estos residuos que generan riesgo para el planeta, así como para desarrollar un proceso adecuado de reciclaje”, puntualizó Lozano Ramírez.

A su turno, empresas que construyen computadores afirmaron que este año eliminará el uso de todas las sustancias para retardar el fuego basadas en bromo y los PVC, o cloruro de polivinilo, en sus productos.

También se han comprometido a deshacerse gradualmente en el futuro cercano de sustancias químicas peligrosas.

En Colombia hace falta más conocimiento con respecto al manejo de este tipo de residuos, por eso la próxima vez que tenga un aparato electrónico o electrodoméstico que no utilice pregunte a un experto qué hacer con este elemento para que no termine en El Carrasco.

LISTA
Sustancias peligrosas en los equipos de cómputo desechados

  1. Plomo en tubos de rayo catódico y soldadura. (En la pantalla).
  2. Arsénico en tubos de rayo catódico más antiguos. (En la pantalla).
  3. Trióxido de antimonio como retardante de fuego. (En el teclado).
  4. Retardantes de flama polibromados en las cubiertas, cables y tableros de circuitos. (En el ‘mouse’ y CPU).
  5. Selenio en los tableros de circuitos como rectificador de suministro de energía. (En la CPU).
  6. Cadmio en tableros de circuitos y semiconductores. (En la CPU).
  7. Cromo en el acero como anticorrosivo. (En la CPU).
  8. Cobalto en el acero para estructura y magnetividad. (En la CPU).
  9. Mercurio en interruptores y cubiertas. (En la CPU).
Homogenizar la legislación La Agencia Europea del Medio Ambiente calcula que el volumen de ‘e-basura’ está aumentando tres veces más rápidamente que otras formas de desperdicios, al punto que pronto llegará a 40 millones de toneladas métricas, suficiente para llenar una fila de camiones que recorrería la mitad de la circunferencia de la Tierra.

Para atajar el problema, la UNU, el Programa de Medio Ambiente de la ONU, la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos, universidades de los cinco continentes y empresas como Dell, Microsoft, Hewlett Packard (HP) o Philips se han unido en la iniciativa solucionar el problema de ‘e-basura’.

Se busca estandarizar los procesos de reciclado globalmente para recuperar los componentes más valiosos de la basura electrónica, extender la vida de los productos y armonizar las legislaciones y políticas.

En este sentido, Klaus Hieronymi, gestor ambiental en Europa para una fábrica de computadores, señaló que uno de los mayores problemas para el reciclado de ‘e-basura’ es la falta de una legislación homogénea.

“Cada país tiene diferentes objetivos, medidas y mecanismos”, lo que en pocos años obligará a las empresas productoras de computadores a enfrentarse casi con un centenar de leyes en todo el mundo, señaló.

Es por ello que las empresas del sector están a favor de la homogeneización de las leyes y reglamentos.

El otro factor es que para la producción de electrodomésticos y ordenadores se utilizan metales preciosos, como el oro o la plata, pero la creciente demanda de otros metales los está convirtiendo en materiales de extremo valor.  Es el caso de indio, un derivado del zinc que se utiliza en más de 1.000 millones de productos cada año, desde pantallas planas a teléfonos celulares.

En los pasados cinco años, los precios de este metal se han multiplicado por seis y en la actualidad es más caro que la plata.
Aún así, el reciclado de indio sólo se realiza en un puñado de instalaciones en Bélgica, Estados Unidos y Japón, país donde a través del reciclado se obtiene casi la mitad de sus necesidades de indio.

Igual sucede con el bismuto, utilizado en soldaduras para evitar el uso de plomo, que ha duplicado sus precios desde el 2005, y el rutenio, utilizado en resistencias y discos duros, cuyo valor se ha multiplicado por siete desde principios del 2006.

Publicado en: Colombia, Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


× 8 = ocho