...de residuo a recurso...
Gestión de RAEE en Colombia

Colombia no tiene infraestructura para reciclar productos electrónicos

El Tiempo, 30 de Julio de 2006

Celulares, computadores y electrodomésticos dejan residuos peligrosos, de los que Colombia produce al año 389.025 toneladas, el mismo volumen que puede cargar un superbuque petrolero y medio. Estos tienen componentes que, si no se tratan, se convierten a mediano plazo en sustancias nocivas para la salud y el medio ambiente.

Actualmente, no hay infraestructura para reciclar productos eléctricos en el país. Solo una empresa está dedicada exclusivamente a hacerlo. Se trata de Gaia Vitare, ubicada en Bogotá, que funciona con licencia desde hace dos años y que procesa 900 toneladas de equipos obsoletos que son entregados por unas 120 empresas del país.

Directivos de la empresa explican que la mayoría de la carga está conformada por computadores y que es mínima la llegada de celulares (no más de 10 en lo que lleva la empresa). "Las compañías se han hecho de la vista gorda", dice Iván Gómez, gerente de la compañía.

Gómez sostiene que reciclar un celular tiene un costo de 800 pesos, mientras que el de un computador alcanza los 2.500 pesos. Esto significa que si se quisiera reciclar los 28 millones de aparatos que están activos, esto costaría 22.400 millones de pesos. Pero es un costo que habría que enfrentar más temprano que tarde. La vida de un celular en Colombia puede llegar, en promedio, a los dos años, por su deterioro normal o por reemplazo.

Tanto este directivo como ambientalistas coinciden en que las compañías deben asumir la responsabilidad de tratar ese material obsoleto, como se hace en países desarrollados.

Hay algunas que ya lo están haciendo. Fernando Galeano, gerente de operaciones de Epson Colombia, asegura que en el último año, mediante este método, han reciclado 20 toneladas de impresoras viejas.

Por su parte, la Cámara de Electrodomésticos de la Asociación Nacional de Industriales (Andi) está pensando en hacer un proyecto de reciclaje de neveras en el país, debido a que las fabricadas hasta 1997 tienen sustancias que dañan la capa de ozono.

Estas iniciativas contrastan con el uso que se da a los residuos electrónicos en la calle, donde se han convertido en un negocio. En la plaza de mercado de Manizales, por ejemplo, se venden simcards y carcazas de celulares con las que se arman otros aparatos y las baterías de estos se venden para el reuso. También, comercializan computadores para fundir bronce. "Este negocio puede mover 5 millones mensuales", dice un negociante.

Ante esta nueva preocupación, el ministro de Ambiente, Juan Lozano, citó el próximo martes a los operadores de celular para buscar salidas. "Se van a buscar acuerdos para que ellos habiliten sitios para la recepción de celulares y enseñen a sus usuarios a devolver los aparatos", dice Lozano.

EL TIEMPO consultó a varios operadores celulares sobre el tema y manifestaron que están elaborando y pensando nuevos proyectos ambientales, los cuales serán revelados primero al Ministro.

Vertederos de la basura tecnológica de E. U.

En Colombia el problema es grave, pero incluso los países desarrollados no le han encontrado una solución completa. De Estados Unidos, por ejemplo, llegan a Pakistán, India y China barcos con desechos informáticos, de los que viven 100 mil personas, según la organización Basel Action Network (BAN). Ellas extraen el cobre, un metal valorado en sus mercados, y los componentes que no venden (plásticos, circuitos electrónicos, metales y cables) los queman.

De esta incineración emanan gases tóxicos que les pueden causar enfermedades respiratorias e incluso cáncer. El material que no venden ni queman lo amontonan al aire libre, con el consiguiente riesgo de contaminación del subsuelo y el agua potable.

Europa prendió la alarma por sus desechos. El Parlamento prepara una ley que obligará a las empresas a responsabilizarse de los productos, desde su fabricación hasta el final de su vida útil.

Qué puede hacer usted con la basura electrónica.

Devuelva su computador a la empresa si tiene representación en Colombia. Por los clones deberían responderle en el almacén.

No los bote a la basura ni al inodoro. Tampoco los queme ni los golpee.

No los mezcle con residuos orgánicos (comida, frutas, etc...) o los reciclables (papel, plástico, botellas).

Almacénelos en una caneca que esté protegida de humedad y de factores climáticos.

Cerciórese de que las baterías estén descargadas porque pueden crear cortos circuitos e incendios.